natinee.ngnm@gmail.com

Los métodos que utilicé para aprender suajili

Como conté en el artículo anterior, Sébastien y yo vivimos seis meses en Tanzania. En abril del año 2018 tuvimos la confirmación que para octubre del mismo año nos ibamos para el pueblo de Bagamoyo en Tanzania. ¡Ay, qué emoción! Mi primer pensamiento fue: “Ahora sí voy a aprender más sobre la cultura de los tanzanos y profundizaré en el idioma suajili”.

Velozmente comencé a buscar mis apuntes sobre lo aprendido en 2016. Debía ejercitar todas las palabras sueltas enseñadas por los colaboradores y estudiantes de Sébastien y por Laban Gervas, nuestro guía de turismo. Entre más miraba mis notas más sentía la necesidad de afinar lo poco aprendido. En mi mente empezaba a revolotear toda esa sopa de palabras que tiempo atrás había llegado a pensar que no las volvería a utilizar. Así que si realmente quería comunicarme con los tanzanos tenía que aprender suajili correctamente. En mi lugar, ¿qué harías tú?

Antes de irnos a Tanzania, estuve unos meses disfrutando de mi familia en Cuba. Como parte de mi equipaje añadí pequeñas tarjetas para apuntes y una memoria externa con diferentes vídeo-tutoriales de YouTube con cursos de suajili para principiantes. En Cuba me dediqué tres veces a la semana, un promedio de tres horas al día, a aprender de los vídeos. Repetí tanto las lecciones que llegué a aprenderme de memoria el vocabulario y los diálogos e incluso a imitar la pronunciación correcta de la mayoría de las palabras.

Comencé mirando los vídeos y a repetir lo que decían. Cuando había una palabra difícil detenía el vídeo para ver cómo se escribía.

Para aprenderme el vocabulario escribía en una libreta todo lo que veía y oía.

Hice pequeñas tarjetas con palabras sueltas y algunas frases completas. De un lado en suajili, por el otro en español.

Según iba avanzando no miraba lo que decían y escribían en los vídeos, sino que lo utilizaba a modo de dictado. Enseguida retrocedía el vídeo para ver si estaba correcto todo lo que había escrito.

 Me colocaba un lápiz en la boca e intentaba decir las palabras, frases y diálogos. Es incómodo de verdad, pero ese método siempre me ha ayudado para tener fluidez en las palabras.

Ocasionalmente mi sobrino, Rogert de la Cruz, se apoderaba de mi libreta y me hacía dictado, después rectificábamos.

Con mis tarjetas en sus manos, me decía una palabra en español, yo debía decirla en suajili o viceversa.

Para él era un chiste y una manera de controlar si realmente yo estaba aprendiendo. Para mí era un modo más de aprendizaje. ¿Alguna vez alguien cercano a ti hizo lo mismo contigo?

Igual hice para aprenderme los número:

     Moja = uno, mbili = dos, tatu = tres, nne = cuatro, tano = cinco...

Una vez aprendido de memoria los números del 1 al 10, el siguiente paso fue aprender las decenas, la combinación de ambos números radica en agregar la palabra na (significa en españoly”).

kumi         = diez                                 kumi na moja                 = once

ishirini       = veinte                              ishirini na mbili               = veintidos

thelathini   = treinta                             thelathini na tatu            = treinta y tres

arobaini     = cuarenta                         arobaini na nne             = cuarenta y cuatro

hansini      = cincuenta                        hansini na tano             = cincuenta y cinco

 

El resto era cuestión de afinar el oído y ejercitar lo aprendido. Tocaba esperar llegar a Tanzania. Debo comentar que si preguntas el precio en suajili algunos comerciantes tanzanos tienen la paciencia de enseñarte a pronunciar la cifra correctamente, sobre todo la cantidad que debes pagar.

¡Lista!, para esta ocasión no me voy a quedar congelada ante el funcionario de inmigración en el aeropuerto en Tanzania. Al inicio de octubre del año 2018, Sébastien y yo arribamos al aeropuerto en la ciudad Dar es-Salam en Tanzania. Habari za usiku! (¡buenas noches!), el resto del proceso migratorio fue en inglés. Terminado todos los trámites di las gracias en suajili: Asante sana!

Al día siguiente de nuestra llegada, estuvimos en la embajada de Suiza para la exhibición del documental sobre Rudolf Geigy, fundador del Instituto Suizo de Medicina Tropical en Basilea en el año 1943. Ahí conocí a varios funcionarios de salud pública en Tanzania, entre ellos recuerdo al director del Ifakara Health Institut (Instituto de Investigación de Salud), Sébastien nos presentó. Extendiéndole mi mano derecha dije: “Jina lango Natividad, ninafuraha kukutana nawe(Mi nombre es Natividad, placer en conocerle).

“Wao, na wewe pia (Wao, Igualmente)”.

Para mi sorpresa el señor me pregunta en español: “¿Natividad, hablas español? ¿De dónde eres?”

“Sí, hablo español. Soy cubana”.

Me felicitó por mi presentación en su idioma. Durante breves minutos tuvimos una agradable charla en español. Me comentó que mi estancia de seis meses en Bagamoyo sería una gran oportunidad para aprender suajili correctamente.

Al tercer día finalmente llegamos a la residencia Frazma II en Bagamoyo. El recinto se caracteriza por tener sungura (conejos) los cuales andan libres por todo el jardín. Sahle, el administrador, nos dio la bienvenida y algunas instrucciones del apartamento. Días después Sahle nos presentó a su esposa Neema. Ella trabajaba para otras personas en la localidad.

Apenas vi a Neema tuve la sensación que ibamos a ser muy buenas amigas, y así fue.

Neema es muy amable y siempre tiene una sonrisa a flor de labios, en escasas ocasiones la vi enojada. Es de figura esbelta, de ojos marrón intenso y muy vivos, su cabello es corto y oscuro, aunque el día que nos conocimos lo llevaba cubierto con un kilemba (pañuelo) lleno de colores. Lucía un vestido largo en combinación con el kilemba.

Desde un comienzo le comenté a Neema sobre mi interés de aprender el idioma suajili. Ella sorprendida me preguntó “¿por qué?”. Le respondí que era para poder comunicarme mejor con los tanzanos.

Con el tiempo ayudé a Neema a empoderarse. Le aporté las herramientas necesarias para que lograra sus planes y objetivos de crecimiento. Ahora Neema es la propietaria del primer puesto de venta de jugos de frutas frescas, el cliente puede beberlo en el lugar o llevárselo consigo, lo nombró: NatiNee Fresh Matunda Juice.

Neema y yo fuimos al Instituto de Artes Culturales en Bagamoyo, Taasisi ya sanaa na utamaduni (TaSUBa), porque tenía la intención de inscribirme para aprender a tocar el saxofón o recibir clases de fotografía. Al realizar los trámites de inscripción me dijeron que no podía hacer ningún curso porque mi estatus migratorio no me lo permitía. A pesar de esa negativa, sirvió mi visita para encontrar un profesor privado de suajili y así logré aprender algo más del idioma.

Las actividades que realicé para mejorar mi tanzano fueron:

  • Le dije a Neema que hablara conmigo el mayor tiempo posible en suajili.
  • Cuando podía anotaba y traducía al español las palabras o frases que escuchaba de otras personas.
  • Leía los carteles y propagandas que veía en la calle y le preguntaba a Neema el significado.
  • Hice tarjetas con el nuevo vocabulario. Suajili por un lado, español por el otro.
  • Ejercitaba las palabras díficiles con el lápiz en la boca.
  • Trataba de hablar con los trabajadores en su tiempo libre, que se reían de la cara que yo ponía cuando no entendía.
  • Pegué papeles en cada objeto de la casa con su respectiva función. Puerta = mlango (abrir o cerrar la puerta), también puse papeles donde tenía los vasos, los cubiertos, la cama, las sillas, la mesa, etcétera.
  • Fui a la subasta de pescado para aprender los números. Decían las cifras tan rápido que mucho no logré aprender. Me hice amiga de un vendedor minorista de pescado. Llegue a regatear precios con él. En una ocasión le comentó a Neema "La karibiani (caribeña) aprendió muy rápido".

 

Hola, ¿Qué tal las noticias de la          =   Habari za mchana?tardes?                                                                                                             

¡Muy bien!, ¿y tú?                              =  Safi sana!, na wewe?                                                                                                                                          

¡Bien, gracias!                                     =   Safi, asante!                                                                                                                                     

Quiero comprar pescado.                  =    Nataka kununua samaki.                                                                                                                                    

¿Cúanto cuesta el pescado                =   Je, samaki ni bei gani leo?hoy?                                                                                                                                    

¡El precio está muy caro hoy!             =   Leo (ni) ghali sana!                                                                                                             

Por favor, reduce el precio.                 =  Naomba upunguze bei.                                                                                                    

Como ya mencioné en el artículo anterior, continúo aprendiendo suajili con mi amiga keniana Lucy Oyubo.

 

Cuéntame algo:

¿Tienes facilidad para aprender idiomas?

Si fueras a vivir por seis meses a un país donde no dominas el idioma, ¿lo aprenderías?

 

Si tienes algún comentario o pregunta por favor no dudes en hacérmelo saber.

 

Muchas gracias = Asante sana.

Natividad Gagneux

                                                 

Referencias:

Cursos de suajili para principiantes

https://www.youtube.com/watch?v=5ya2ip1-mfc

https://www.youtube.com/watch?v=H3GU7vFNuUI

https://www.youtube.com/watch?v=G-BA0-8tR30

https://www.youtube.com/watch?v=e4eeMi5OT6Y

https://www.youtube.com/watch?v=G-BA0-8tR30

 

Ifarara Health Institut en Tanzania

https://ihi.or.tz/

https://en.wikipedia.org/wiki/Ifakara_Health_Institute

 

Instituto de Artes Culturales en Bagamoyo, Taasisi ya sanaa na utamaduni (TaSUBa)

www.tasuba.ac.tz

 

Lucy Oyubo, profesora de suajili en Basilea, Suiza

https://www.kultur-austausch.ch/

 

NatiNee Fresh Matunda Juice       

https://www.facebook.com/NatiNee-2244985409049628/      

Facebook: https://www.facebook.com/neema.msoffe.3

Google: natinee fresh matunda juice, Bagamoyo

 

QX Corner en la Región Pwani, Distrito Bagamoyo en Tanzania

https://vymaps.com/TZ/QX-bar-and-club-7018/

 Tel: + 255 716 410 87

 

Rodolf Geigy

https://en.wikipedia.org/wiki/Rudolf_Geigy

 

Natividad Gagneux                                                  Basilea, Suiza
Fundadora                                                               © NatiNee Bags 2020

 

Leave a comment (all fields required)